Recuerdos, ideas, recetas, historias, vacilaciones, pérdidas, trayectos, encuentros... Miles y miles de relatos exiguos atesorados en puñados de palabras, voces y sonidos que mantienen viva día tras día la memoria. Para que no caiga. Para que no sea olvidada.
tradición oral

El padre le cuenta a su hija sus aventuras de juventud, historias mínimas que no aparecen escritas en ningún sitio pero que serán parte de la historia personal de la muchacha. La abuela le confía a su nieto la receta exacta de ese postre que sus antepasados inmigrantes habían traído de allende los mares, y que a él tanto le gusta. El anciano sentado en el parque cuenta -a quién quiera escucharlo- su propia versión de la historia revolucionaria en la que participó de joven, una historia que los textos oficiales narran de acuerdo a su conveniencia, no siempre apegada a la realidad de los hechos. El curandero le transmite a su aprendiz la combinación exacta de corteza y hojas medicinales necesarias para elaborar un remedio, una fórmula transmitida a través de las generaciones y que no está anotada en ninguna parte.

Son diminutos fragmentos de una tradición que se (re)produce a lo largo y ancho de todo el mundo, entre campesinos indígenas y entre docentes universitarios, entre amas de casa y dirigentes políticos: la tradición oral, la transmisión de saberes a través de la palabra hablada, la primera -y a veces la única- forma que tenemos para manejar nuestro idioma y para poder expresar y recibir, por ende, ideas y conocimiento.

La tradición oral ha sido, muchas veces, considerada como un modo subjetivo (y, en consecuencia, poco confiable) de codificar información. Sin embargo, si consideramos que todo contenido escrito depende del marco (personal, ideológico, socio-económico, político, étnico) desde el cual se escriba… ¿dónde está la objetividad? Más allá de este tipo de consideraciones, se reconoce en la oralidad un valor intrínseco: el de servir de canal para la perpetuación de saberes que, de otro modo, se perderían en el silencio, desapareciendo así un cúmulo significativo de identidades, memorias, aprendizajes, éxitos y derrotas.

En este espacio se pretende rescatar ideas y experiencias que sirvan de base tanto para la reflexión como para la puesta en práctica de instrumentos y técnicas de recolección y gestión de tradición oral. Recupera, en especial, gran parte de la experiencia directa del autor, pero también el valioso trabajo de muchos expertos en la materia. Si bien los contenidos han sido elaborados desde un marco especialmente bibliotecológico, pueden ser usados por cualquier persona interesada en la materia.

Quizás los conceptos y técnicas incluidas en estas páginas permitan el rescate de algún pequeño retazo de saber, de pasado, de vida. Si así sucede, escribirlas habrá valido la pena.

Este sitio web incluye partes de un trabajo académico que recoge los aprendizajes y experiencias del autor, Edgardo Civallero, en el ámbito del conocimiento tradicional (ver "El sitio" en la barra lateral). Como tal, su uso está sujeto a las convenciones habituales de cita de fuentes documentales, y su distribución está regulada por una licencia Creative Commons by-nc-sa 3.0 que hace hincapié en el reconocimiento de su autoría. Ver aquí las recomendaciones sobre uso y forma de cita.

Imagen.
Civallero & PlazaBitácora de un músicoBitácora de un escritorBitácora de un bibliotecarioBitácora de un ilustrador